septiembre 4, 2022

Solicitar tarjeta sanitaria europea por perdida

Solicitar tarjeta sanitaria europea por perdida

Solicitar la tarjeta sanitaria europea de suecia

Para tener derecho a la tarjeta, debe estar asegurado o cubierto por un sistema estatal de seguridad social en cualquier Estado miembro de la Unión Europea, Islandia, Liechtenstein, Noruega o Suiza. Cada uno de los miembros de una familia que viaje debe tener su propia tarjeta.

Si solicita la Tarjeta Sanitaria Europea, la autoridad local está obligada a proporcionarle una o, en su defecto, un certificado provisional de sustitución si la tarjeta no está disponible inmediatamente. Si no lo hacen, debería poder recurrir.

Tarjeta sanitaria europea en el reino unido

Como ciudadano de la UE, si cae inesperadamente enfermo durante una estancia temporal en otro país de la UE -ya sea de vacaciones, en viaje de negocios o estudiando en el extranjero- tiene derecho a cualquier tratamiento médico que no pueda esperar hasta su regreso a casa. Tiene los mismos derechos a la asistencia sanitaria que las personas aseguradas en el país en el que se encuentra.

Si no tiene la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE), o no puede utilizarla (por ejemplo, para la asistencia sanitaria privada), no se le puede negar el tratamiento, pero es posible que tenga que pagarlo por adelantado y reclamar el reembolso una vez que llegue a casa.

Sven, de nacionalidad sueca, fue a Francia a esquiar. El segundo día de sus vacaciones se lesionó la rodilla esquiando y tuvo que ser rescatado de la montaña por los servicios de rescate franceses. Al llegar a casa, recibió una cuantiosa factura por el coste de su rescate. Sven tuvo que pagar la factura en su totalidad, ya que los costes de búsqueda y rescate no están cubiertos por la Tarjeta Sanitaria Europea.

Tarjeta sanitaria europea para ciudadanos de fuera de la ue

Para tener derecho a la tarjeta, debe estar asegurado o cubierto por un sistema estatal de seguridad social en cualquier Estado miembro de la Unión Europea, Islandia, Liechtenstein, Noruega o Suiza. Cada uno de los miembros de una familia que viaje debe tener su propia tarjeta. Las personas de terceros países que residan en uno de los Estados miembros de la UE y estén cubiertas por un régimen estatal de seguridad social también pueden obtener una tarjeta . Sin embargo, tenga en cuenta que los nacionales de terceros países no pueden utilizar su TSE para recibir tratamiento médico en Dinamarca.

Los únicos datos personales que figuran en la Tarjeta Sanitaria Europea son el nombre y los apellidos del titular, su número de identificación personal y su fecha de nacimiento. La Tarjeta Sanitaria Europea no contiene datos médicos.

Si solicita la Tarjeta Sanitaria Europea, su autoridad local está obligada a proporcionarle una o, en su defecto, un certificado provisional de sustitución si la tarjeta no está disponible inmediatamente. Si no lo hacen, debería poder recurrir. La Comisión Europea puede ofrecerle información sobre cómo hacer valer sus derechos y le sugiere que se ponga en contacto con Solvit en primera instancia para ver cómo presentar una reclamación.

Tarjeta sanitaria europea brexit

La Tarjeta Sanitaria Europea (o TSE) se expide gratuitamente y permite a cualquier persona que esté asegurada o cubierta por un régimen obligatorio de seguridad social de la UE recibir tratamiento médico en otro Estado miembro de forma gratuita o a un coste reducido, si dicho tratamiento resulta necesario durante su visita. Le cubrirá el tratamiento necesario para permitirle continuar su estancia hasta su regreso previsto. También le cubre el tratamiento de enfermedades preexistentes y la atención rutinaria por maternidad, siempre que no vaya al extranjero a dar a luz.

La TSE no es una alternativa al seguro de viaje. No cubre la asistencia médica privada ni los gastos de rescate en las estaciones de esquí, ni el regreso al Reino Unido en avión, ni la pérdida o el robo de objetos. Por lo tanto, es importante tener tanto la TSE como un seguro de viaje privado válido. Algunas aseguradoras insisten ahora en que se tenga una TSE y muchas renuncian a la franquicia si se tiene una.

La TSE cubre todos los costes de la asistencia sanitaria urgente que, según el médico de la institución médica correspondiente en el extranjero, no puede posponerse hasta el viaje previsto de vuelta a casa. La asistencia sanitaria urgente se refiere también a las enfermedades crónicas o preexistentes, si el objetivo del viaje no es el tratamiento en sí (por ejemplo, el control de la hipertensión arterial), así como la prestación sanitaria relativa al embarazo y el parto, siempre que su estancia en el extranjero no se deba al parto. Asimismo, los servicios sanitarios urgentes incluyen diálisis, oxigenoterapia, tratamientos contra el asma, aunque deberá llegar a un acuerdo con el centro sanitario del país al que vaya a viajar.

Puede que te hayas perdido