octubre 6, 2022

Que ha pasado en asturias

Que ha pasado en asturias

huelga de los mineros asturianos de 2012

La Revolución de 1934, también conocida como Revolución de Octubre de 1934 o Huelga General Revolucionaria de 1934, fue un movimiento huelguístico revolucionario que tuvo lugar entre el 5 y el 19 de octubre de 1934, durante el bienio negro de la Segunda República Española. Las revueltas fueron provocadas por la entrada de la conservadora Confederación Española de la Derecha Autónoma (CEDA) en el gobierno español. La mayor parte de los sucesos se produjeron en Cataluña y Asturias y contaron con el apoyo de muchos miembros del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y de la Unión General de Trabajadores (UGT), especialmente de Largo Caballero. Los historiadores han argumentado que el incidente agudizó el antagonismo entre la derecha y la izquierda políticas en España y fue parte del motivo de la posterior Guerra Civil española[2].

Se discute la neutralidad de esta sección. La discusión pertinente puede encontrarse en la página de discusión. Por favor, no elimine este mensaje hasta que se cumplan las condiciones para hacerlo. (Junio 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Los socialistas desencadenaron una insurrección que llevaban preparando desde hacía nueve meses[7]. La UGT y el PSOE convocaron una huelga general en nombre de la Alianza Obrera. La cuestión era que los republicanos de izquierdas no identificaban la República con la democracia o el derecho constitucional, sino con un conjunto concreto de políticas y políticos de izquierdas. Cualquier desviación, aunque fuera democrática, se consideraba una traición[8]. Los padres fundadores del sistema habían concebido la nueva democracia como algo que les pertenecía, y estaban más preocupados por las reformas radicales que a su juicio eran necesarias que por el pluralismo y la libertad[9].

wikipedia

La Ofensiva de Asturias fue una ofensiva en Asturias durante la Guerra Civil Española que duró del 1 de septiembre al 21 de octubre de 1937. 45.000 hombres del ejército republicano español se enfrentaron a 90.000 hombres de las fuerzas nacionales.

Tras el fracaso de la ofensiva republicana contra Zaragoza, los nacionalistas decidieron redistribuir sus fuerzas y continuaron su ofensiva contra el último trozo de territorio republicano en el norte, Asturias. El 29 de agosto, el Consejo Soberano de Asturias, dirigido por Belarmino Tomás, asumió todos los poderes militares y civiles y nombró al coronel Prada comandante del Ejército Republicano del Norte[1].

La ofensiva nacionalista fue lanzada por el Ejército del Norte del general Dávila, con 80.000 hombres. Esta fuerza incluía las cuatro brigadas navarras de José Solchaga, las tres divisiones de Aranda y el CTV italiano. Los nacionales disponían además de 250 cañones y 250 aviones[2].

Frente a ellos, los republicanos tenían el Ejército del Norte, dirigido por el coronel Prada, con el XIV Cuerpo de Ejército dirigido por Francisco Galán (8.000-10.000 hombres) y el XVII Cuerpo de Ejército del coronel Linares (35.000). El jefe de Estado Mayor de Prada era Francisco Ciutat. Los republicanos disponían de 180 cañones,[3] una escuadra de Chatos y dos vuelos de Moscas, unos 35 aviones[4].

guerra civil española

La huelga de los mineros asturianos de 1934 fue una importante acción huelguística emprendida por los mineros regionales contra las elecciones generales españolas de 1933, que redistribuyeron el poder político de los izquierdistas a los conservadores en la Segunda República Española. La huelga duró dos semanas, del 4 al 19 de octubre de 1934, en Asturias. Las elecciones llevaron a la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), de tendencia conservadora, a asegurarse la mayoría parlamentaria en el gobierno español el 6 de octubre[1] La huelga y las manifestaciones posteriores acabaron convirtiéndose en un violento levantamiento revolucionario en un intento de derrocar el régimen conservador. Los revolucionarios tomaron la provincia de Asturias por la fuerza, matando a gran parte de la policía y a los líderes religiosos de la región[2] Su entrada inicial en Asturias -armada con dinamita, rifles y ametralladoras- culminó con la destrucción de algunas instituciones religiosas, como iglesias y conventos[3]. [Los rebeldes declararon oficialmente una revolución proletaria e instituyeron su propio gobierno local en el territorio ocupado[5]. La rebelión fue aplastada por la Armada española y el Ejército Republicano español, este último utilizando principalmente tropas coloniales del Marruecos español[6].

españa 1934

Los trabajadores de una serie de sindicatos de izquierda se unieron a la revuelta contra la inclusión de ministros de la CEDA en el gabinete, trabajando juntos para luchar contra las autoridades locales (incluyendo la policía y la Guardia Civil) para establecer el control de la provincia. El 6 de octubre, los trabajadores habían tomado con éxito el control de Oviedo, la capital de la provincia de Asturias.

Los revolucionarios se volvieron rápidamente contra sus enemigos. Se queman 58 iglesias, se toma como rehenes a los empresarios y se asesina a 31 simpatizantes de la derecha y a clérigos, a menudo de la forma más bárbara.

Los revolucionarios se rindieron el 19 de octubre de 1934, pero el ejército siguió actuando contra los trabajadores. Miles de sindicalistas perdieron sus empleos o fueron encarcelados; los prisioneros fueron torturados y los sospechosos de conspirar fueron ejecutados sin juicio. Además, el gobierno:

Puede que te hayas perdido