septiembre 2, 2022

Cambio real a euro

Cambio real a euro

Tipo de cambio real frente a tipo de cambio nominal

El tipo de cambio efectivo real (TER) es la media ponderada de la moneda de un país en relación con un índice o cesta de otras monedas importantes. Las ponderaciones se determinan comparando la balanza comercial relativa de la moneda de un país con la de cada país del índice.

La moneda de un país puede considerarse infravalorada, sobrevalorada o en equilibrio con las de otros países con los que comercia. Un estado de equilibrio significa que la demanda y la oferta están igualmente equilibradas y los precios se mantienen estables.

El REER puede utilizarse para medir el valor de equilibrio de la moneda de un país, identificar los factores subyacentes del flujo comercial de un país y analizar el impacto que otros factores, como la competencia y los cambios tecnológicos, tienen en un país y, en última instancia, en el índice ponderado del comercio.

Por ejemplo, si el tipo de cambio del dólar estadounidense se debilita frente al euro, las exportaciones estadounidenses a Europa serán más baratas. Las empresas o los consumidores europeos que compran productos estadounidenses tienen que convertir sus euros en dólares para comprar nuestras exportaciones. Si el dólar es más débil que el euro, significa que los europeos pueden obtener más dólares por cada euro. En consecuencia, los productos estadounidenses se abaratan debido únicamente al tipo de cambio entre el euro y el dólar.

Ejemplo de tipo de cambio real

El tipo de cambio efectivo real (TER) es la media ponderada de la moneda de un país en relación con un índice o cesta de otras monedas importantes. Las ponderaciones se determinan comparando la balanza comercial relativa de la moneda de un país con la de cada país del índice.

La moneda de un país puede considerarse infravalorada, sobrevalorada o en equilibrio con las de otros países con los que comercia. Un estado de equilibrio significa que la demanda y la oferta están igualmente equilibradas y los precios se mantienen estables.

El REER puede utilizarse para medir el valor de equilibrio de la moneda de un país, identificar los factores subyacentes del flujo comercial de un país y analizar el impacto que otros factores, como la competencia y los cambios tecnológicos, tienen en un país y, en última instancia, en el índice ponderado del comercio.

Por ejemplo, si el tipo de cambio del dólar estadounidense se debilita frente al euro, las exportaciones estadounidenses a Europa serán más baratas. Las empresas o los consumidores europeos que compran productos estadounidenses tienen que convertir sus euros en dólares para comprar nuestras exportaciones. Si el dólar es más débil que el euro, significa que los europeos pueden obtener más dólares por cada euro. En consecuencia, los productos estadounidenses se abaratan debido únicamente al tipo de cambio entre el euro y el dólar.

Euro

George Soros tuvo la respuesta una vez -en un famoso episodio en 1992- cuando apostó con éxito 1.000 millones de dólares contra la libra esterlina, en lo que resultó ser el comienzo de una nueva era de especulación monetaria a gran escala. Bajo el asalto de Soros y otros especuladores, que creían que la libra estaba sobrevalorada, la moneda británica se desplomó, forzando a su vez la dramática salida del Reino Unido del Mecanismo Europeo de Tipos de Cambio, precursor de la moneda común europea, el euro. El Reino Unido nunca adoptó la moneda común ni ha intentado desde entonces fijar su moneda.

Pero en los años siguientes, ni Soros ni sus compañeros especuladores han repetido la hazaña de forma constante. De hecho, hay cierto consenso en que la propia profesión económica carece de un método infalible para establecer cuándo una moneda está bien valorada. Este fracaso es sorprendente, dado que el tipo de cambio es un precio central en economía y que existe una medida potencialmente capaz de dar la respuesta y para la que existen muchos datos: el tipo de cambio real (TCR).

Tipo de cambio real investopedia

George Soros tuvo la respuesta una vez -en 1992- cuando apostó con éxito 1.000 millones de dólares contra la libra esterlina, en lo que resultó ser el comienzo de una nueva era de especulación monetaria a gran escala. Bajo el asalto de Soros y otros especuladores, que creían que la libra estaba sobrevalorada, la moneda británica se desplomó, forzando a su vez la dramática salida del Reino Unido del Mecanismo Europeo de Tipos de Cambio (MEC), precursor de la moneda común europea, el euro. El Reino Unido nunca volvió a la moneda común.

Pero en los años siguientes, ni Soros ni sus compañeros especuladores han repetido la hazaña de forma sistemática y la propia profesión económica carece de un método infalible para establecer cuándo una moneda está bien valorada. Este fracaso es sorprendente, dado que el tipo de cambio es un precio central en economía y que hay una medida potencialmente capaz de dar la respuesta y para la que existen muchos datos: el tipo de cambio real (TCR).

La mayoría de la gente está familiarizada con el tipo de cambio nominal, el precio de una moneda en términos de otra. Suele expresarse como el precio nacional de la moneda extranjera. Así, si a un tenedor de dólares estadounidenses le cuesta 1,36 dólares comprar un euro, desde la perspectiva de un tenedor de euros el tipo nominal es de 0,735 euros por dólar. Pero el tipo de cambio nominal no lo es todo. La persona o empresa que compra otra moneda está interesada en lo que puede comprar con ella. ¿Está mejor con dólares o con euros? Ahí es donde entra el RER. Trata de medir el valor de los bienes de un país frente a los de otro país, un grupo de países o el resto del mundo, al tipo de cambio nominal vigente.

Puede que te hayas perdido